Saltear al contenido principal

Antoine de Saint-Exupéry

Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible para los ojos

Volver arriba